welcome
kimetsu no yaibaDemon slayerel ultimo año solar
the night returns this last year...
Año 1919 — Tokio, prefactura de Kanto, Japón

Estamos en la era Taisho, las fronteras han sido abiertas, pero con una única diferencia, el feudalismo sigue en la orden del día a día.

Y aunque el mundo a simple vista parece un calcode la realidad, no lo es. Cada 12 años gira la rueda del sol y la luna, cada 12 años hay dos periodos conocidos como ‘’Época solar’’ cortos periodos donde los humanos pueden ser egoístas y no preocuparse por lo sobrenatural. Y su contraparte‘’época lunar’’ donde las noches se hacen más largas, permitiendo a los demonios a salir a cazar.

Estamos en el último año de esta época solar, pero sin saber por qué, poco a poco la noche es más larga y los demonios vuelven ala caza.
tumblr
ultimos temas
anuncios
staffa tu disposición
THE UGLY
THE BAD
THE GOOD
awardsdale click
busquedasencuentra tu destino entre estos temas ¿Quién sabe?
Últimos temas
» Rokuro [ID]
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 16:38
por The ugly
» [Registro] Cierre de temas
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 15:36
por Cadis Etrama Di Raizel
» [Registro] Petición de Narrador
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 15:09
por Cadis Etrama Di Raizel
» [Registro] PB
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 11:57
por Maiko Sumeragi
» Revolución. [Hanako.]
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 6:21
por Ragnar Sigurdsson
» [Registro] Recompensas & otros
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 6:06
por Shirayuki
» Tienda de viales y fármacos
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 5:54
por Faustino
» [Obligatorio] Reglamento general
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 4:54
por Rokuro
» [Cazadores] Misiones C
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 2:04
por Charlize
» [Cazadores] Misiones D
Vine, vi y vencí. EmptyHoy a las 1:42
por Tetsumura Rui
ANIME22/11¡Veremos todos en Discord juntos la serie hasta final de año! Recuerda que lo haremos todos los Domingos a las 23:59 PM (GMT), id preparando las palomitas <3
Búsquedas21/11Recordad que las búsquedas se colocan constantemente y se retiran las primeras o las inactivas, esperemos que triunféis y encontréis lo que buscáis, seguro que si.
6 meses6/11¡El foro cumple medio año! Llegamos al medio año con +200 usuarios activos en cualquier época, con 10.000 mensajes y una comunidad muy activa
Halloween28/10 El evento ha sido abierto, y sus inscripciones han sido cerradas, manteneos despiertos para no perderos nada, el evento cuenta con dados de lo más divertidos.
sabias que...?Aunque demonios y cazadores empiecen más o menos igualados en sus rangos más bajos, las Lunas Sup. pueden llegar a ser mucho más fuertes que cualquier Pilar.
sabias que...?Si un usuario del Aliento del Trueno sabe lo que hace puede llegar a despachar a su enemigo en tan poco como 2 turnos. No parpadees que te lo pierdes!
sabias que...?Los Cazadores que se convierten a Demonios pierden la capacidad de usar Alientos, pero pueden replicar casi todas sus antiguas técnicas con las Técnicas Potenciadoras.
sabias que...?Si tienes el sentido del Gusto mejorado la carne de algunos demonios te puede saber deliciosa! Pero no se lo digas a tus compañeros cazadores porque podrían mirarte raro.
sabias que...no existe la muerte? ¡No debes de estar preocupado por interpretar a tu personaje como más te guste! Puedes tener repercusiones o lesiones, pero jamás morirás.
sabias que...?Si llegas a Aturdir a un cazador que esté utilizando Piel de Piedra, este perdería la capacidad de usar cualquiera de sus Técnicas
sabias que...?Cuando decidas crear tu propio aliento, irás cambiando tu aliento principal de manera gradual, se creativo y no dudes preguntar al staff cualquier duda.
25/28élite4/6hermanos11/12directorio
limpieza los fines de mes
Ragnar Sigurdsson
Usuario más activo
Yiyi
Mejor tema
Konoe & Dai
Mejor duo
Hermanos Graywords
Usuario más nuevo

Hans Noir
Diario_de_personaje : https://www.demonslayerrpg.net/
Cabecera
Frase
Minimagen

Vine, vi y vencí. Empty permalink

Mensaje por Hans Noir el Dom 27 Sep 2020 - 17:42
Demon Slayer RPG
Hans (Landa) NoirYou spin me right round, baby Right round like a record, baby

Datos básicos
Edad: 21 de Abril de 1883 — 36 años.
Apodos: Mr Black — Mr Noir — Kuro.
Grupo: cuatro (traficante).
Clase & Facción: Civil neutro.
Profesión: ex-militar zarista — yakuza.
Habilidad: chismoso.
Personaje Original | Ctkcave

Fue = 7
Def = 5
Vel = 6
Per = 5
Fortuna = 8
Maestría = 5
Psicología
Rusia siempre fue el país que nunca pudo permitirse el lujo de llorar, o de temblar de frío a los sesenta y cinco bajo cero que soporté en Siberia. El país predispuesto a ignorar las estrellas gélidas y fijas que arden en el firmamento, y el país acostumbrado a endeudarse bajo el costo de las mentiras. De modo que esta cualidad elusiva es la que, a día de hoy, me divorcia de intenciones amables, y unida a mi desapego, eleva el terror de mi presencia a límites más lejanos.

¿Crees que doy miedo? Entonces no comprendes de la blancura en el norte. El testimonio de los dedos esqueléticos de la niebla rodeándote, de los hombres cayendo por la borda de un navío, de las maldiciones esquimales o de los osos polares.


Dícese, que hay dos tipos de persona en el mundo, aquellas que conocen al capitán Hans Landa, y aquellas que no. O en otras palabras, aquellas que sienten sus temores supinos atacados en su presencia, y las que no. Algunos, tienen a Hans por una especie de deidad intangible del hurto y narcotráfico (especialmente, en este grupo hallamos drogadictos), y luego están los que, bajándolo de susodicho pedestal, lo ven como el ser ruin y vil que es, porque... una buena persona no haría esto, ¿verdad? Una persona decente, un ser humano capaz, no vendería sustancias que generan dependencia y matan despacio a la gente, o robaría a quienes más lo necesitan para acumular ganancias.

Hans, ante todo, es quien es: un yakuza. Un hombre, que a pesar de ciertas morales, está corrompido como cualquier otro en este mundo. Al igual que no puedes atribuirle maldad completa, tampoco deberías ser capaz de justificar y redimir sus acciones; a fin de cuentas, si él se enterara de que tratas de defenderle, se sentiría muy disgustado contigo.

Con las manos manchadas de sangre, se asume a sí mismo como lo que es. Desde muy pequeño lo supo: es un monstruo, y, desde luego, hay monstruos que dan más miedo que otros, pero no por ello dejan de ser lo que son, envueltos en su sudario. Para comprenderlo, deberás tener claro que no todo es blanco o negro, al menos, no desde su forma de ver las cosas. Por ende, hay matices en todo, en cada destello de luz.

"La confianza es el craso error que cometen dos personas, cuando creen que se conocen".
La naturaleza del señor Noir siempre fue suspicaz (reticente, receloso), incapaz de depositar algo de fe o respeto en los suyos, creció ensimismado con la idea de que en cualquier momento todo se podría poner en su contra, la paranoia eterna de la desconfianza. Hans es alguien muy malpensado, a quien debes tratar y tratar para labrarte su respeto real, pues sus modales, aunque son recatados, no indican su grado de inclinación hacia tu persona, sino mera profesionalidad. Y este, es otro rasgo que destaca. Murmuran que la actitud rusa es seria, bastante temperamental, en ocasiones tanto que ni ellos mismos son conscientes de serlo, Hans, efectivamente, es un hombre que tramita todo con la máxima severidad y mínima contemplación. De modo que ni el tigre de líneo manto y fieros colmillos puede hacer que sus rodillas flaqueen y su valor tambalee. De ello dan testimonios los osos polares asesinados a limpio disparo o los pocos hombres que sobrevivieron a su expedición al ártico bajo las convicciones del marinero.

"Inteligencia es poder de aceptar el entorno".
Por contraposición, en diversas etapas de su vida, Hans ha sido catalogado como inepto, incompetente e incluso fracasado. Los vicios al vodka nunca costaron tanto; Desde pequeño, reprobaba todas las asignaturas escolares y tan solo mostraba aptitudes para un par de cosas poco o nada meritorias. Lo cierto es que también tardó mucho en hablar por primera ocasión, y jamás ha recibido un test de inteligencia. Por lo que podemos afirmar, sin culpa alguna, que Hans tiende a inclinarse por lo que siente o percibe, teniendo una elevada inteligencia emocional pero no un IQ que roce el firmamento. En estos aspectos, destaca tan solo en ser bueno para su vocación y, muy a menudo, deducir ciertas cosas por sí mismo. Probablemente sería un excelente abogado o detective.

Además, su ya mencionada inteligencia emocional le lleva constantemente a implicarse con otras personas a un grado personal. Si tienes un problema y decides contárselo a Hans, entonces tienes dos problemas, el que ya traías encima y a un ruso preocupado en demasía. Aún siendo un yakuza, Hans carece de la crueldad inerte en los delincuentes nipones. Si ha de hacerse, se hace. Mas no reside placer ahí. Ha vivido la violencia y no le agrada, prefiere evitarla, y, a pesar de sonar hipócrita pues seguramente las personas para quienes trabaja matarían sin miramientos, él no es de gatillo tan fácil.

"La ambición jamás se detiene".
Un tipo ambicionso, quien por querer ambicionar, ha hecho daño a muchos inconscientemente, lo cual puede catalogarlo sin dificultades en un rango de egoísmo elevado.

A veces, un poquito harto de la vida misma, es sarcástico, alcohólico y burlón. En cualquier momento pensarás que es tu mejor amigo y, precipitadamente, advertirás que es capaz de matarte sin pestañear. Aunque eso está muy lejos de lo que realmente es, como se ha dicho arriba, Mr Noir no es violento, tan solo es perspicaz y audaz, y, sobretodo, desea que las cosas salgan acordes a los planes.

Es un gran oportunista, normalmente retraído, a quien le encanta tintar todo con un humor de lo más oscuro, seudo agradable cuando lo necesita, sediento de maldad cuando, también, debe serlo.

Historia

Esta es una historia basada en hechos reales. Si decides seguir leyendo, será todo bajo tu propia responsabilidad; A petición de los supervivientes, los nombres han sido cambiados. Por respeto a los muertos, los acontecimientos serán narrados del modo que sucedieron.

I. El dilema.
Este inverosímil relato, comenzó hace treinta y seis inviernos, cuando rondando el año 1883, la familia Landa dio la bienvenida a su tercer vástago: Hans, nombrado de dicho modo en honor a su abuelo paterno, un viejo austriaco con más de noventa años cargados a su espalda. Aunque esto no interesa a nadie, quizá en lo que vamos a referir sea útil para ser exactos. Lo que de los hombres se dice, ocupa lugar en su destino, y de esta familia apellidada Landa, tan solo se escuchaban y murmuraban vulgaridades en aquella costosa y deslustrada Moscú; metrópoli que antaño tuvo la majestuosidad de pocas, pero que desde el brotar de otras potencias mundiales quedó relegada a un falso paraíso. Allá donde la fidelidad al Zar era obligada, donde enfermizos aduladores del círculo real obtenían lo deseado. Claro... Los rusos no nacen para ser felices, no. Nacen para la patria. Con suerte, para comerse sus zapatos y así no morir de hambre.

Así, nos situamos, Rusia, Moscú, año 1883.
Quien quiera creer que la vida de un inmigrante es de calidad, bueno, se puede vivir de un cuento (quizá la misma persona también crea que los problemas se resuelven dialogando, ¿no es así?). Pero, fuera como fuere, jamás se trató de la realidad vivida por los Landa, una diezmada familia de germanos que emigró desde Austria a Europa del este hace más de dos centenos.

¿Los motivos? Comprendidos entre malos negocios y un desastroso genocidio por parte de Christoph Landa, el padre de Hans, un hombre, después de sus errores, perseguido por demonios y temor a lo desconocido, alguien que perdió la cordura y la comprensión, pues entre sus dedos corría toda la sangre derramada de una mala decisión. Horror como nunca antes has podido imaginar.

II. El niño.

¿No te vas? ¿Quieres seguir leyendo? Veamos…

Para ir aclarando los tonos de este melodrama, debemos comprender qué hubo tras ese macabro acontecimiento, pero lo cierto es que Hans nunca supo con exactitud la historia completa, solo que atormentaba a los miembros de la familia, que los carcomía por dentro. Christoph era un hombre violento, frustrado y ebrio, pero además, también era un traficante y un embustero, era probable que esto último tuviera mucho que ver con aquel incidente. Como resulta de esperar, un cretino de tal calibre, dio como herencia lo mejor a sus tres hijos: traumas coloridos y pesadillas versadas en los terrores más hondos, a día de hoy, no existe noche en la que Hans pueda dormir sin temores; Pero, ¿tan infame fue lo que pasó en Austria? Todo apunta a que ello les llevó a ser desterrados por las autoridades germanas, perseguidos, acosados y dispersados por todo el globo terráqueo. Antes eran una familia poderosa, con vienes múltiples, riquezas y jerarquías, pero, súbitamente, se produjo una matanza, y de ella, solo lograron salir con vida sus padres, abuelo y dos hermanos.

Había oído el relato millones de veces, con las rodillas raspadas, bajas calificaciones en las materias escolares y apenas seis años de edad, los grandes ojos grisáceos de Hans se clavaban en el hombre mayor que le hablaba, su abuelo era perspicaz, cuasi centenario, había vivido demasiado, y le aconsejaba deseándole lo mejor, con un atisbo de soledad en sus luceros oscuros: "sé paciente con tu padre", insistía, pues él fue quien pagó más caro todo aquello, pero Hans, en los ojos de su progenitor solo veía miedo, desconfianza y frenesí, el miedo que le causaba su propia especie.

A su corta edad, el pequeño supo que su raza, los seres humanos, eran peligrosos, del mismo modo que los animales; en otras palabras, se reconoció a sí mismo como un monstruo, sin necesidad de mostrar esos feos actos virulentos o ver el horror en los rostros de quienes se asesinaban en las guerras, a los seis años, Hans conoció su mejor cualidad: la desconfianza.

Así, creció como un monstruo de seis años y medio, no tenía reparos en actuar como lo que era, un niño malcriado a quien apuntaron a clases de piano por insistencia, uno que se escapaba de la escuela para ir a jugar por las calles con sus amigos, uno que odiaba las matemáticas con todas sus fuerzas. ¿Tan distinto era a los demás? Se crio en las grandes avenidas y parques de Moscú  con los demás infantes, ¿era porque su padre le pegaba? Quién sabe.

Recuerda, que cuando caía el anochecer, Hans tenía una flaqueza, había una cosa que lo alejaba del mundanal ruido y le relajaba: Helena Noir, su madre; Quizá en otra vida su progenitor fue un hombre bueno, porque bajo ninguna circunstancia comprendía cómo aquella grácil mujer acabó con un despojo social como aquel. Helena era solitaria en ocasiones, normalmente, tras recibir palizas de Christoph, otras, era la madre dulce que sus tres hijos conocieron y atesoraron. Una que les llenaba la cabeza de propaganda y les auguraba un mejor futuro a los tres. Enérgica, bella y desenvuelta.

Sin embargo, la epifanía no estaba diseñada para durar demasiado, debido a ello, los turbios negocios de Christoph lograron que las palizas se hicieran más asiduas, y una noche fría de Septiembre, Hans recibió el primer golpe de los innumerables que le siguieron. Aún recuerda con claridad la escena, se despertó a mitad de un mal sueño, y aunque su madre siempre le había aconsejado no levantarse, él decidió hacerlo, tenía sed, y quiso caminar hasta la cocina a por un vaso de agua, sus pequeños pies a penas hacían ruido sobre el mármol, así que ellos no se dieron cuenta, no hasta que el hombre lo vio.

— ¿Ese no es tu hijo, Christoph?

La cara de su padre fue un poema, porque, ¿cómo le explicabas a tu hijo de siete años qué hacías semidesnudo con otro hombre en el sofá de tu sala de estar? Exacto, no solo era un cobarde, su padre también era un homosexual bastante desagradable, y con una sonora bofetada y la orden de volver a la cama, Hans prometió no volver a hablar del incidente a nadie; el de hebras blanquecinas cree que ese fue el momento en el que Christoph y él comenzaron a odiarse mutuamente.

Bueno. No del todo. Ese fue el momento en el que Christoph lo repudió como hijo. ¿Y qué culpa tenía él de que su progenitor viera más el culo de otro hombre que la cara de su madre? Absolutamente ninguna.

III. El joven.

El primogénito de los Landa continuó creciendo. Solo demostraba algo de aptitud para tocar el piano, sus resultados académicos eran deplorables, pero a pesar de ello, trataba de ser complaciente en todo, se sobre-esforzaba para que su madre no sufriera más de lo necesario y en varias ocasiones se veía obligado a mentirle para que estuviera aliviada. Dejó de jugar con otros niños para hacer tareas domésticas que ni su abuelo ni madre podían realizar, procuraba esconderse cuando papá llegaba a casa; y, mientras todo ello sucedía, sus hermanos mayores, de dieciséis y doce años respectivamente, se adentraron más en el negocio familiar de la venta de opio. Poco a poco, Hans advirtió cómo dejaron de ser ellos mismos, apenas le dirigían palabra.

Y hasta que no cumplió los doce años, no pudo vivir en carne propia el motivo por el cual se debía ese cambio.

"— Dispara, vamos, no tenemos todo el día Hans, ¡la policía puede aparecer en cualquier momento! —no reconocía quién gritaba, apenas podía ver entre las lágrimas a dos asustados niños acorralados en un callejón de la ciudad, se trataba de dos chivos y uno de ellos debía morir. ¿Qué mejor oportunidad para adentrar al jovencito Hans en el suburbio de las drogas y crueldad sin límites? Pensaría Christoph.

Elige a uno —suscitó otra voz, que, según sospechaba pertenecía a su hermano mayor. La diestra de Hans temblaba mientras sostenía la pistola, tanto que el metal resonaba en el silencio del callejón. Alguien chasqueó los labios, justo cuando estaban a punto de arrebatarle el arma de las manos, Hans cerró los ojos con fuerza, no queriendo mirar al destinatario de la bala.

Entonces, se bautizó como un asesino y apretó el gatillo."


No supo quién lloró más esa tarde, si él en los brazos de su madre, o aquel niño que acababa de ver a su mejor amigo morir delante de sus ojos. "Ha aprendido la lección, no nos volverá a delatar", aseguró su padre. Ese día, Hans presenció su primer asesinato, y sí, como piensas, no fue el último. El mundo de las drogas no es tan bonito como lo pintan en televisión, no vives feliz y eres rico, manchas tus manos con crímenes que te perseguirán toda la vida y no vuelves a ser tú mismo, no tienes carisma, eres un demente. Comprender a los doce que tu vida es una escalera de la que no podrás subir escalones fue duro, saber que nunca serás como los demás, también; pues esa "normalidad" que tanto nos venden, parece ser la clave de la felicidad, y Hans jamás la poseería.

Después de aquel acontecimiento, pasó a ser el chico de los encargos para ese pseudo-clan de traficantes que tenía su familia, descubrió que su padre se encamaba con muchos más hombres de los que podía imaginar, también supo que las drogas eran un mundo peligroso en el que el gobierno estaba involucrado de forma directa prácticamente siempre, pero mantuvo los labios sellados, quizá si los abría recibiría un disparo a cambio.

Entonces, hasta sus veinte años, fue, en efecto, un peón, secretamente, un jovencito que no importaba si vivía o moría, de hecho, creía firmemente que a sus familiares no les importaría si amanecía tirado en el asfalto frente a su hogar con balas perforándole pecho y sien.

Pero… se rehusó a rendirse, siguió luchando con una terquedad desconocida.
Pretendió ignorar ese lado oscuro, maduró con los ojos vendados a los crímenes que tanto él como su familia cometían, empezó a hacerse cargo de la fabricación de las drogas y, voilà! Nació la magia. El niño inútil en matemáticas, ruso, artes plásticas e historia, era un despiadado fabricante de heroína, opiáceo derivado del opio, todo surgió por accidente una tarde en los laboratorios, sin embargo, la pureza que sus manos daban a lo que cocinaba sobrepasaba el noventa y nueve por ciento, siendo una rareza vista en pocas ocasiones. Adictiva a límites insospechados.

¿Cómo lo lograba? Un enigma. Para los demás traficantes: un pánico. La competencia jamás había sido tan peligrosa. Pronto, su padre quiso hacerse de oro a costa de Hans, y él lo permitió, por primera vez en toda su vida, lo miraba con orgullo y sus hermanos le volvían a hablar… le producían arcadas y si bien no los mandaba a la mierda, era por su madre.

Helena, en contraparte, había caído enferma meses después de que su abuelo falleciera por un paro cardíaco, y por supuesto, el encargado de hacerse cargo de cuidarla no fue otro que Hans. Pastillas, sueros, transfusiones, reposo absoluto… la mujer estaba falleciendo delante de sus ojos y a su marido no le importaba un carajo. Hondamente, Hans deseaba tener el valor de matarlo algún día, quizá una noche que compartiera con otro amante, ¿no sería irónico matarlo de ese modo? Indigno, como él lo merecía. Aún así, jamás pudo lograrlo, a pesar de recordar cómo tenía que dormir noches enteras con el armario en la puerta de su cuarto para que no entrara a darle palizas o con un cuchillo bajo la almohada. Carecía de la entereza, y esto solo corroboraba que, quizá, era el mayor cobarde de la familia Landa.

IV. La huida.

Creyó que todo fue gracias al amor brindado, porque se trataba de un milagro que Helena hubiera logrado combatir aquel cáncer durante dos años y medio apenas contando con su hijo menor para darle la mano. Su mente estaba confusa, su lengua embrollada, no sabía que decir cuando la mujer perdió el pulso. Ella, rubia y hermosa, falleció con una sonrisa en los labios y un "te quiero" a medio exhalar, Hans agradecía enormemente ese hecho, le hacía sentir menos miserable. Y durante el preludio a aquel pesar, brilló la idea. Su último recuerdo de Moscú fue ese, besó la frente de Helena y se marchó de aquella casa, infestada de accidentadas remembranzas. Olvidó con ello, el apellido "Landa" y pasó a llamarse Hans Noir (dado un limítrofe conocimiento acerca del francés).

Por ende, amantes, amistades, enemistades, socios, conocidos, fueron olvidados, pues sabía que con su abuelo y madre muertos, nada le ataba a ese apestoso sitio, y aunque veinte años de palizas le hicieron sentir reticente, se armó de valor y cruzó el umbral de la puerta con una maleta prácticamente vacía y escasos recursos económicos. Eso sí, la primera probada a la libertad y las decisiones propias, no tenían precio.

Escapó cuan lejos le permitió su cuerpo, al otro extremo del planeta o al centro de la Tierra, le daba igual dónde mientras no pudieran encontrarlo, y sus pies le llevaron hasta San Petersburgo, un lugar donde la gente sin nombre tenía cabida, un lugar donde a nadie le importaba quién fueras o de dónde vinieras, recibirías el mismo trato. Quería empezar una nueva vida, quizá más pobre que la anterior, pero con mejores oportunidades, sin embargo, carecía de estudios, nacionalidad que le acreditara, y conocimientos básicos del modo de vida que allí le esperaba. Si consideraba que las vivencias con su padre fueron el infierno, el oeste ruso era el mismísimo palacio de Lucifer, la decadencia en su más puro estado…

Cuanta menos gloria, más libertad, díjose prontamente. Pero los meses comenzaron a sucederse, semanas sin llevar nada a la boca persiguieron, y en la indigencia, propiciaron el desastre, todos los hombres mayores de veinte años debían realizar el servicio militar obligatorio. Y él... él jamás lo hizo. Así que se enlistó a la flota del Ejército Imperial Ruso. Allí, comenzaron las noches árticas interminables, cuando, enviado a Siberia, a Hans se le ordenó junto a la tripulación del capitán Scherbina encontrar un pasaje por el ártico. Entre marineros y cartógrafos, anatomistas y artistas, al cabo de unos pocos días en aguas congeladas a lo largo de la costa norte, alcanzada más de un año después de su partida, las endebles barquitas donde Hans viajaba habían comenzado a deshacerse.

De cien hombres enviados a encontrar el pasaje, regresaron veinte poco orgullosos de sus actos por la supervivencia, entre ellos, Hans, quien se había vuelto duro y nada caballeroso. Nunca quiso aceptar la carne humana para comer, así que se hizo conocido por ser "el chico que se comió los abrigos de piel"; Y, después de cinco expediciones a distintos puntos del océano ártico e índico, se convirtió en guardamarina. Un militar naval temido y con historias que contar en todas y cada una de las cenas. Un absurdo hérore de guerra de ojos gélidos.

V. Sin título.

Trece años después... la voz de Hans era áspera como la arena frotada por cubierta, y, entre otras cosas, se había convertido en un activo valioso para las flotas rusas, además de capitán de su propio barco: el BFR Érebo.

Los botones dorados, corbatas de seda, la buena comida, todo estaba allí, ilusorio, perfecto, y dispuesto por él, para él. Su siguiente expedición sería completar un tránsito al noroeste, izar la bandera sobre la blancura de la nieve, y regresar. Después de su primera y fracasada travesía por tierra, recordaba las risitas y bromas que se hicieron a su costa. No volvería a suceder, no volvería a acaecer nada similar a lo que sucedió durante sus años de entrenamiento para el imperio.

Así que ciento treinta y cuatro hombres fueron y... tan solo uno volvió con vida.

Los barcos, pronto quedaron atrapados, congelados y aislados en tierras inhóspitas, y los que estaban a bordo, no solo debían sobrevivir a las condiciones climáticas desoladoras, sino también a ellos mismos y a un misterioso depredador que comenzó a matar a la tripulación de Hans y, en principio, se consideraba un "oso polar". Noir logró vivir aquello, sí. Pero jamás volvió a ser el mismo, a fin de cuentas, había padecido en carnes propias a un verdadero demonio, sin él saberlo, por supuesto.

VI. Actualidad.

El Zar fue asesinado junto a su familia, al volver, las fuerzas militares rendían batallas entre bandos revolucionarios y bandos antirrevolucionarios. A él no le quedaban fuerzas, y huyó, por última y patética vez. Recurrió a lo único que sabía hacer: adentrarse en una de las mafias más turbias del mundo: la yakuza, convirtiéndose en ese mago de Moscú, en ese fabricante de heroína de discreto renombre pero indispensable presencia que creía olvidado. Llevaba años haciéndolo junto a su padre, cuando le dieron la más mínima oportunidad, lo volvió a lograr con resultados intactos a antaño, y, de algún modo, era el fabricante más preciso que había puesto los pies sobre Japón desde hace tiempo, mientras que sumado a ello, tenía experiencia en la guerra.

Todos esos tipos con dragones tatuados y cicatrizados rostros quedaron maravillados por su forma de trabajar y, a pesar de ser ruso, no pudieron deshacerse de él, sino que comenzaron a codiciar sus servicios. Así, se ganó un nombre en la sociedad entreguerras de lo que es Tokyo.

extras
— Al rehusarse a hablar japonés, no domina correctamente el idioma y media de forma extraña el mismo, además de que un prominente acento ruso surge en su dicción. Créeme, el hecho de ser pseudo europeo y navegante no le hace hablar cuatro lenguajes fluidos, habla dos y uno medio inventado.

— Tomar café es una costumbre establecida en su hogar desde hace años, recreando lo que pudiera parecer una pequeña adicción a esta bebida de tonos castaños. Por descontado, Hans bebe café al menos una vez al día.

— No es buena idea, bajo ninguna circunstancia, decirle a Hans "no te atreves a…" si se ha emborrachado, no sucede con frecuencia, pues tiene gran tolerancia, pero beodo es un reverendo subnormal. Literalmente, se convierte en la clase de persona a quien le dices "salta" y solo pregunta "cuán alto".

— Bebe vodka como si fuera agua. Horrible práctica heredada de su padre, a quien siempre desdeñará.

— Bien sabida es la profesionalidad que procura el traficante, corbata, traje negro, y una capa de pulcra seriedad; lo único que no tocan sus manos es la trata de esclavos, negociar con vidas humanas de por medio le suena a crueldad extrema.

— Es muy delgado dado un metabolismo rápido, en este caso, excesivamente rápido, no puede engordar aún deseándolo o debería llevar dietas especializadas para lograrlo, no le supone un problema, pero le hace estar en constante desventaja en combates cuerpo a cuerpo, incluso contra otros de su misma fuerza. Por suerte, mide metro noventa y dos, la delgadez es compensada con altura.

— Tiene fincas en las grandes ciudades y no se desplaza más allá de ellas por norma general. Asimismo, desconoce todo lo que circunda a demonios y cazadores, a pesar de haber convivido con un demonio previamente.

— No falla, se duerme leyendo el periódico o viendo películas, para empezar, cree que los medios están manipulados, ya sea por los altos mandos de Japón o del resto del mundo. Encuentra aburrido cualquier clase de entretenimiento que se adapte a lo populista.

— Padece terrores nocturnos por los traumas de la infancia y la expedición al ártico. Insomnio recurrente que le hace despertarse cada dos o tres horas.

— Es la clase de traficante que, conociendo el producto que vende, no osaría jamás darle una calada, inhalar o probarlo, entiende perfectamente que una adicción implica la muerte cerebral del consumidor.

— Es capaz de tocar en piano "Fantaisie-Impromptu" de Chopin, un pianista clásico. Sus dedos ya no son lo que eran, o así lo percibe él, aún así logra ponerse a la par con el allegro del músico francés. Además, conoce muchas canciones de alta mar.

— Cuando era pequeño, su padre le dio una paliza por travestirse, desde entonces no lo ha vuelto a hacer, aunque las risas que logró sacar a sus hermanos hicieron que aquel acto mereciera la pena. Es bastante más desinhibido de lo que aparenta.

— Hace unos cuantos meses, quizá rondando los lluviosos días de Octubre, acarició a un gatito callejero cerca de su hogar y éste le empezó a seguir a todas partes, al principio no quería llevarlo a su casa, pensando que su vida en las calles sería más amena, además, el felino era pequeño, bigotudo e inocente. En la actualidad vive con él, Hans sostiene que le manipuló mentalmente al poner ojos de lástima. Se llama Bubastis en honor a una diosa felina de la cultura egipcia.

— Sostiene que el idioma del amor es el ruso.

Gustos.
— Las galletas de jengibre y la comida china. Las primeras las usa de acompañante al café y la segunda es su vía de escape a los días perezosos.
— Llevar la contraria, empleando diatribas si es necesario.
— Que le traten como si fuera algo capaz de romperse, sentirse querido de forma suave. Prefiere por mucho el lado delicado del amor al violento.
— Las melodías tocadas con piano o guitarra.
— Que le regalen flores rojas, ¿a quién no le gustan las flores?

Disgustos.
— Gente con complejo de Dios.
— Detesta llorar, no solo porque ya está mayor y "no le quedan lágrimas", sino también porque su nariz y orejas enrojecen, es un acto reflejo que se tape la cara nada más sollozar.
— El frío, le duelen los huesos con las temperaturas elevadas.
— Él aún no lo sabe, pero tendrá un fuerte rechazo hacia el canibalismo demoníaco.
— Perder las peleas, aunque no sea el mejor de los contrincantes, si se queda sin balas, te lanzará la pistola, si se queda sin pistola, te dará un cabezazo.


Hans Noir
Mensajes
Yenes
Reputacion
Discord
Edad
Nacionalidad
Sexualidad
Pareja
Competencia
competenciaalientoespecialidadprofesión
Innato
innatosentido mejoradomementohabilidad
Nivel
CivilizaN
Cabecera : Vine, vi y vencí. JpxetyX

Minimagen : Vine, vi y vencí. VaFL9bL

Frase : Every time I see someone who lost a loved one cry because of the demons, every time I hear their despair, an anger is generated within me that is not to grow, in the depths of my being I harbor irremediable hatred.

Imagenbot : Vine, vi y vencí. HRVUzJM

Mensajes : 15

Yenes : ¥50

Reputacion : 0000

Discord : -

Edad : -

Nacionalidad : -

Sexualidad : -

Pareja : -

Competencia : Traficante

Innato : Chismoso

Nivel : Aprendiz

Fuerza : 07

Velocidad : 06

Defensa : 05

Percepcion : 05

Especial : 08

Recurso : 05

Inventario :
Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60

Medallero :
Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60

CivilizaN
FuerzaFuerza
DefensaDefensa
VelocidadVelocidad
PercepcionPercepción
EspecialEspecialResistenciaTécnicaFortuna
RecursoRecursoTensiónSangreMaestría
CivilizaN
Imagenbot
inventario
Inventario
medallero
Medallero
The ugly
Diario_de_personaje : https://www.demonslayerrpg.net/
Cabecera
Frase
Minimagen

Vine, vi y vencí. Empty permalink

Mensaje por The ugly el Dom 27 Sep 2020 - 22:45
Demon slayer
Expediente aceptado
The ugly
Mensajes
Yenes
Reputacion
Discord
Edad
Nacionalidad
Sexualidad
Pareja
Competencia
competenciaalientoespecialidadprofesión
Innato
innatosentido mejoradomementohabilidad
Nivel
StafF
Cabecera : Vine, vi y vencí. 6TVGlOo

Minimagen : Vine, vi y vencí. ZlC9UuD

Frase : No toda luz que se enciende y se apaga es un faro. Precisa el ritmo.

Imagenbot : Vine, vi y vencí. 1d4XzGc

Mensajes : 1714

Yenes : ¥50

Reputacion : 0000

Discord : -

Edad : -

Nacionalidad : -

Sexualidad : -

Pareja : -

Competencia : -

Innato : -

Nivel : Webmaster

Fuerza : 00

Velocidad : 00

Defensa : 00

Percepcion : 00

Especial : 00

Recurso : 00

Inventario :
Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60

Medallero :
Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60Vine, vi y vencí. 60x60

StafF
FuerzaFuerza
DefensaDefensa
VelocidadVelocidad
PercepcionPercepción
EspecialEspecialResistenciaTécnicaFortuna
RecursoRecursoTensiónSangreMaestría
StafF
Imagenbot
inventario
Inventario
medallero
Medallero

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.